Tomografía Axial de la Órbita

Tomografía Computarizada de la Órbita

La tomografía axial de la órbita es un método de analizar la órbita por imágenes, este examen utiliza rayos X para crear imágenes detalladas de los espacios en el cual esta contenido los ojos llamados órbitas, además estudia los ojos y los huesos circundantes.
Este estudio permite valorar rápidamente la estructura ósea en caso de sospecha de fracturas por un evento traumático. Cuando se indica bajo la sospecha de tumores se suele indicar con una sustancia de contraste (compuesto yodado), sugerimos informar de alguna reacción alérgica a este componente.

Procedimiento de la Tomografía Axial de la Órbita

En el proceso de la tomografía axial de la órbita, el paciente se  acuesta sobre una mesa estrecha que se desliza hacia el centro de un escáner. Únicamente la cabeza se ubica dentro del escáner.

Se le puede permitir que apoye la cabeza sobre una almohada.

Una vez dentro del escáner, el haz de rayos X de la máquina rota a su alrededor.

Una computadora crea imágenes separadas de la zona del cuerpo, llamadas cortes. Estas imágenes se pueden almacenar, observar en un monitor o imprimirse en una película. La computadora puede crear modelos tridimensionales de la zona del cuerpo juntando los cortes.

Usted debe permanecer quieto durante el examen, ya que el movimiento ocasiona imágenes borrosas. Igualmente, le pueden solicitar que contenga la respiración por períodos de tiempo breves.

El examen propiamente dicho tarda cerca de 30 segundos. El proceso entero tarda aproximadamente 15 minutos.

También te puede interesar:

Experiencia clínica y quirúrgica
Calidad y seguridad
Tratamientos personalizados
Ata especialización