Ecografía Ocular

Ecografía Ocular

¿Qué es la ecografía ocular?

La ecografía ocular es una técnica de diagnóstico por imagen que estudia las estructuras del globo ocular y las estructuras anexas a la órbita (músculos, glándula lagrimal, grasa orbitaria, etc.) usando ultrasonidos. Es muy útil para su oftalmólogo ya que ayuda en diagnsoticar muchas enfermedades.

¿Cómo realizamos la ecografía ocular?

Se aplica un gel sobre la piel del paciente (en este caso el párpado, aunque se puede realizar directamente sobre el globo ocular) y se pone en contacto la sonda del ecógrafo con dicho gel para obtener las imágenes.

¿Qué tipos de ecografías del ojo existen?

Existen 3 tipos que se pueden realizar:

 

  • La ecografía modo B, es la más común, ofrece una imagen en blanco y negro y en dos dimensiones, hace un corte en forma de abanico al ojo y se puede observar las estructuras circundantes, con ella podemos hacer mediciones y localizaciones.

 

  • La ecografía modo A, se centra más en el estudio de la composición interna de las lesiones que se han hallado con la ecografía B. Es muy útil en tumores, sobretodo por las características peculiares que presentan.

 

  • La ultrabiomicroscopía (UBM) se enfoca en el estudio de la parte anterior del ojo (córnea, ángulo iridocorneal, iris y cristalino), es de mucha ayuda sobre todo en oncología para saber como algunos tumores se adhieren al ojo.

¿En qué situaciones se solicita una ecografía ocular?

Las indicaciones más comunes:

Cuando esta opaca la córnea, el cristalino o del humor vítreo de tal manera  que nos impide hacer un fondo de ojo.

Para realizar un estudio de las patologías del nervio óptico.

Para estudiar y valorar el estado de los músculos que proporcionan el movimiento a los ojos (músculos extraoculares).

Para documentar múltiples tumores, su tamaño, posición y estructura.

¿Requiere algún tipo de preparación? ¿Cuánto dura? ¿Es molesta?

No requiere ningún tipo de preparación previa. Dura no más de 5 minutos y la única molestia que se puede notar es si el gel, de forma accidental, entra en contacto con la superficie ocular (aunque no es tóxico ni conlleva riesgo alguno, en algunos pacientes puede ser molesto). Es por ello que aplicamos una gota de anestésico tópico en el ojo antes del examen.

También te puede interesar:

Experiencia clínica y quirúrgica
Calidad y seguridad
Tratamientos personalizados
Ata especialización